Comunidades de Lomerío pierden su producción debido a las heladas

367
Foto: Facebook CICOL.

“Nuestros bosques y sembradíos se han fregado totalmente” comenta el cacique de Tierra y Territorio de la Central Indígena de Comunidades Originarias de Lomerío (CICOL), en Santa Cruz, Luis Alberto Gutiérrez, sobre las heladas que se registraron en las comunidades de este territorio y causaron la pérdida de sus cultivos y del forraje para sus animales.

“Lo que la helada hace es quemar todas las hojas, incluso los tallos. Si la planta no tiene hojas no tiene producción. En el caso de la yuca se caen las hojas y se quema (la raíz) totalmente y empieza a endurarse y ya no sirve para el consumo”, grafica la autoridad al Observatorio de Derechos de los Pueblos Indígenas de Bolivia (ODPIB) del Cejis.

El territorio indígena de Lomerío se ubica en el oeste del departamento de Santa Cruz. Más del 80 % de sus habitantes se dedican a la agricultura y la ganadería, como principal fuente de ingresos y de alimentación para las familias de las comunidades. Las temperaturas bajo cero que se registraron entre los primeros días de julio, ocasionaron daños en los sembradíos de yuca, plátano y cítricos, entre otros, además de al forraje de los animales de crianza.

De acuerdo con la autoridad, para que estas plantaciones puedan regenerarse, deberán esperar a la llegada de la época de las lluvias que será entre enero y febrero de la siguiente gestión, por lo que deberán esperar al menos seis meses para sembrar nuevamente y recuperar las pérdidas.

Descargue: entrevista al Cacique de Tierra y Territorio de la CICOL, Luis Alberto Gutiérrez

Además de la seguridad alimentaria que se ve afectada con estas heladas, este fenómeno natural representa un peligro para la propagación del fuego, puesto que las plantaciones y bosques se encuentran secos después de ser congelados, por lo que cualquier fuego podría ser propenso a convertirse en un incendio de grandes magnitudes.

“Antes de la helada que cayó se veía por lo menos a nuestros montes, a nuestros bosques, con un verde bonito. Pero ahora está todo seco, no hay vegetación para que nos traiga el agua principalmente y nuestras quebradas empiezan a secar y quedamos con nuestro pequeños atajados (…) eso no va a ser suficiente y realmente es preocupante para nuestro territorio y para todos nuestros habitantes”, mencionó Gutiérrez.

Una de las comunidades más afectadas es Totoca donde habitan poco más de 30 familias. El cacique de esta comunidad, José Cuasase, cuenta que además de la helada, la comunidad se ve afectada por la carencia de agua para el consumo humano, de los animales y para el riego. “Actualmente estamos midiendo a 60 litros por familia por día (…) Ese tema está un poco más preocupante, porque hasta el momento el tema de la pastura se perdió”, mencionó.

Descargue: entrevista al cacique de la comunidad Totoca, José Cuasase

“Como comunidad estamos declarados zona de desastre porque realmente no tenemos cómo esperanzarnos en buscar recursos económicos (…) si uno va a visitar los chacos todo está perdido, no se puede hacer nada”, cuenta la autoridad comunal.