En el territorio indígena Monte Verde temen una nueva pausa ambiental que paralice su economía

320
Incendios en el territorio indígena Monte Verde durante el 2019.

Hace cinco días que el fuego perdura en la Reserva Municipal de Copaibo, en el municipio de Concepción en Santa Cruz. Entre los indígenas chiquitanos del territorio indígena Monte Verde, que se encuentra cercano al incendio, existe preocupación por la posibilidad de que, después de este incendio se dicte nueva pausa ambiental que paralice nuevamente la producción agrícola y, por ende, el ingreso de recursos económicos.

“Anteriormente han sido afectadas por los incendios, hubo una normativa para la paralización de los incendios y los planes de manejo por las cicatrices de fuego; pero no se midió las consecuencias porque algunos planes de manejos hasta el momento siguen paralizados y se ve la crisis que están sufriendo las comunidades”, explica el  cacique de Tierra y Territorio de la Organización Indígena Chiquitana (OICH), Felipe Castro.

Descargue la entrevista con el cacique de Tierra y Territorio de la OICH, Felipe Castro

De acuerdo con el monitoreo del Centro de Planificación Territorial Autonómica (CPTA) dependiente del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis), el incendio habría iniciado el 22 de agosto y hasta la fecha se quemaron alrededor de 4.500 hectáreas de las 347.037 que comprenden la Reserva Municipal.

“Actualmente nos está afectando la paralización (pausa ambiental). El tema de la quema en nuestras comunidades mayormente se lo realiza para la subsistencia. Nos han metido a la misma bolsa en esta normativa como si fuéramos empresarios o parte de las comunidades interculturales que han sido los principales provocadores de las quemas el año pasado y han afectado a los pueblos indígenas y nuevamente está la amenaza sobre el territorio de Monte verde”, expresó Castro.

Castro indica que, si bien durante los incendios del 2019, esta área no fue afectada, el desastre ambiental pasado ocasionó la declaración de pausa ambiental desde la Gobernación de Santa Cruz, lo cual paralizó toda actividad productiva en las comunidades indígenas y con ello también se paralizó la generación de recursos económicos.

Entre el 24 y el 26 de agosto, el Centro el monitoreo del CPTA registro 408 focos de calor acumulados; entre el 27 y 28 el número disminuyó a 37; y este sábado por la mañana aún persistían 38 focos en la reserva natural. Castro explicó que aún se encuentran en estado de emergencia combatiendo el fuego que pretende ingresar al territorio de Monte Verde, lo cual causa preocupación entre los pobladores.

Según Castro, el fuego se originó en los asentamientos ilegales de comunidades interculturales que se tienen al interior de la reserva municipal.

El territorio indígena Monte Verde, de propiedad de las centrales indígenas chiquitanas de Concepción, San Javier y Lomerío, tiene una población aproximada de 3 mil habitantes, que se dedican a la agricultura y al aprovechamiento del copaibo y del café.

La Reserva del Patrimonio Natural y Cultural de Copaibo se creó el 2011 a fin de proteger el bosque de copaibo como área transitoria entre los ecosistemas del Bosque Seco Chiquitano y la Amazonía.

Algunas comunidades indígenas de Monte Verde, desde el 2015, aprovechan el aceite que extraen de las plantas de copaibo por sus propiedades antinflamatorias y lo comercializan traducidos en diversos productos como jabones y pomadas.